facebook twitter



PRENSA




< < Volver a Noticias

Un nuevo paradigma para la carne vacuna permitiría triplicar la produccion y exportar un 70% de la misma - Victoria Manny para Fundación Producir Conservando.

(marzo 2014)


Un nuevo trabajo de la FPC sostiene que es posible triplicar la producción de carne vacuna argentina en el mediano plazo. La proyección es fruto de la aplicación de un modelo de simulación hasta ahora inédito en el país, que para sus proyecciones considera no sólo las existencias ganaderas actuales, sino que incorpora el aumento necesario y el potencial real de la oferta de pasto y forrajes necesarios. Asimismo, del análisis de los resultados surge que es posible cambiar el histórico paradigma de comercialización, en el que un 30% se destinaba a la exportación –actualmente apenas un 6%- a un esquema en el que se exporte un 70% de lo producido.


La Argentina, que en el 2005 llegó a producir 3,3 millones de toneladas de carne vacuna, pero que hoy produce 2,5 millones de toneladas de carne vacuna, tiene el potencial de aumentar esta producción a  5 millones de toneladas en el corto plazo (2020)  y generar 12,5 mil millones de dólares de exportación; y podría alcanzar las 8 millones de toneladas de producción en el mediano plazo (2025), equivalentes a una exportación de 27,5 mil millones de dólares (5,5 millones de toneladas). Estas proyecciones surgen del trabajo “El Potencial de la Producción Ganadera Argentina ante diferentes escenarios” realizado por el Ing. Fernando Canosa para la Fundación Producir Conservando (FPC) que plantea que las dos palancas de crecimiento necesarias para lograr este potencial son la mejora en la eficiencia del rodeo de cría (manejo y sanidad) y mejorar la oferta de pasturas. El pasto es el gran olvidado. Las pasturas deberían contar con una revolución tecnológica similar a la de la agricultura. El mayor problema de la ganadería es la adopción (no la generación) de tecnologías.

 

El trabajo arroja varias conclusiones entre las que se destacan que:

 

-         Habrá un fuerte incremento en la demanda de maíz: Alcanzar el potencial de producción de carne vacuna,  implica aumentar los requerimientos de maíz en 9 millones de toneladas en el corto plazo, y casi 14 millones de toneladas en el mediano plazo, es decir, un valor 20 veces mayor a lo que se usa actualmente. Esto generaría además varias ventajas al sistema productivo argentino, al poder darle un mayor valor agregado al maíz y a la vez lograr un mayor equilibrio del uso de la tierra a través de una rotación de cultivos más racional que la actual. Estimando que el maíz es el 55% de la ración, el resto deberá ser cubierto por otros alimentos, entre ellos la harina de soja, complementos proteicos, heno, sales minerales, y vitaminas.

-         Se requiere un significativo aumento en las pasturas: Nuestro país tiene aún el potencial de aumentar casi en un 50% la oferta forrajera (pastos) para los planteos de mayor producción (dado que en el resto de los planteos el potencial es aún mayor), aún considerando la disminución continua de las hectáreas ganaderas.

 

-         A pesar de la disminución en el área ganadera, es posible aumentar la producción de carnes y granos al mismo tiempo, como quedo demostrado entre el 2001 y 2006. El aumento en la superficie agrícola no es un impedimento para el aumento de la producción de carne. De hecho, y a pesar de que la superficie ganadera disminuye anualmente cerca de 800.000 hectáreas, pero a partir del 2001 y hasta el 2006, el productor decidió aumentar la superficie agrícola y no desprenderse de la hacienda. En ese lapso, la carga promedio del país aumentó un 7%, pero en las regiones con mayores posibilidades agrícolas y con mayor stock de hacienda, ese aumento fue del 18%. El mayor crecimiento de la producción se daría en las zonas subtropicales.

 

-         Nuevo paradigma: mantener los actuales niveles de consumo interno y aumentar la exportación. Con la producción actual se abastece un consumo de 60 kg de carne por habitante y por año, el mayor del mundo. Esto quiere decir que, cualquier aumento de la producción puede destinarse a la exportación, con los consiguientes beneficios para el país gracias al aumento en el ingreso de divisas. El desafío que plantea este potencial de carne vacuna es mantener un alto nivel de consumo interno y a la vez lograr un alto nivel de exportaciones, totalmente compatibles con las posibilidades de producción, la capacidad de nuestra industria, y la demanda de nuestros consumidores. De cumplirse el potencial planteado, aún manteniendo alto el consumo, se podría destinar un 70% de la producción a la exportación, lo que permitiría mantener los cortes parrilleros a precios más baratos, “subsidiados” por los consumidores de altos ingresos del mundo. 

 

-         La falta de políticas públicas adecuadas, la falta de un trabajo conjunto de la cadena, la falta de peso del sector de la producción, hacen que repetidamente se repitan los mismos errores que impiden un crecimiento sostenido como ocurrió en otros países como Brasil y Uruguay que respondieron adecuadamente a las señales del mercado internacional, creciendo un 25% desde 1990 a la fecha.

 

Cabe destacar que este estudio se realizó aplicando una metodología que es hasta ahora inédita en nuestro país para este tipo de análisis. La misma, en lugar de sólo plantear el potencial ganadero como un resultado de las proyecciones que toman como base la producción actual, incorpora como variables principales a la evolución de la superficie ganadera, los requerimientos de maíz necesarios para alcanzar cada uno de los potenciales, y la producción de pasto y forrajes. Es decir, es una metodología que no sólo se basa en la proyección en base a las existencias, sino que tiene en cuenta las necesidades alimentarias para alcanzarla teniendo en cuenta el potencial real para lograr esa oferta de alimentos. A través de la tecnología de modelos de simulación se calcula el consumo del forraje y de los suplementos, a partir de las curvas de producción forrajera y los criterios de manejo, la evolución del peso vivo (PV) y la condición corporal (CC) de los animales.

 

A modo de conclusión, el trabajo propone repensar la actividad con un enfoque integral que entienda que el crecimiento está ligado al gerenciamiento, la capacitación, la producción de pasto y su interacción con el grano y suplementos así como el manejo reproductivo y sanitario. “Hace falta un horizonte de previsibilidad de 10 años para que la ganadería bovina pueda contar con un horizonte de crecimiento sostenido”, explicó Canosa, para quien “la producción de carne es un proceso a largo plazo, en el que la historia demuestra que si se encuentra atada a las decisiones de los funcionarios de los gobiernos de turno, la misma puede verse perjudicada”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Fundación Producir Conservando es una ONG sin fines de lucro, integrada por productores agropecuarios y las siguientes empresas: Banco de Galicia, Dow Agro Science, Cargill, Monsanto, Nidera, Granja Tres Arroyos, Lartirigoyen y Cia, Rizobacter y Barembrug-Palaversich, como socios Fundadores; INTAGRO S.A., Tomás Hermanos, Enrique Zeni y Cia y IRRI Management como socios fundadores adherentes.

Puede consultar los trabajos realizados por la FPC y otros de interés para el sector en la Página de Internet:   www.producirconservando.org.ar

Si desea comunicarse con la FPC: TEL: (011)-4-311-0245//4-312-9617.

 

Prensa: Victoria Manny (15 5 7076437) vmanny007@gmail.com

Av. Córdoba 659 - C.P. 1054 - Capital Federal | Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Telefax: (011) 4311 0245

facebook twitter