facebook twitter



PRENSA




< < Volver a Noticias

Oportunidades para producir más granos, leche y carne - La Nación.

(Abril 2016)


Para la Fundación Producir conservando, el sector crecerá y la cosecha llegaría a 142 millones de toneladas en 2025


El festejo de los 25 años de la Fundación Producir Conservando no interrumpió el análisis y las proyecciones de los desafíos que se tienen por delante. Con un horizonte a 2025, lo que se viene, según los disertantes que le hablaron a una concurrencia sumamente calificada que participó del último seminario, es crecimiento en la producción de granos y carne, más inversiones y empleo. Ofrecieron nuevos objetivos a concretar en este lapso de tiempo.

 

Para Gustavo López, esta etapa de crecimiento sin restricciones a las exportaciones, ni cepo cambiario y con disminución de las retenciones, nos podría llevar hacia las 42 millones de hectáreas sembradas y 142 millones de toneladas de granos. Recordó que en los últimos 12 años la transferencia del sector al Estado fue de 98.000 millones de dólares.

 

En cuanto a las carnes, las exportaciones a 2025 serían de 1,5 millones de toneladas de carne bovina, 576.000 toneladas de carne de pollo, 55.000 toneladas de carne porcina y 10.000 toneladas de carne ovina. Todas ellas sumarían un ingreso de divisas de 9000 millones de dólares a los precios estimados y generarían un importante aporte en inversiones y empleo en el interior del país. Esta estimación fue realizada por Luis Bameule y en la que participaron Gustavo Kha, del Consorcio de Exportadores ABC; Juan Ucelli, de la Asociación Argentina de Productores Porcinos; Roberto Domenech, del Centro de Procesadoras Avícolas (CEPA), y Eduardo González Ruiz, de la Cámara de Frigoríficos Ovinos de la Patagonia.

 

Claro, para cumplir esos objetivos hay que resolver algunas asignaturas pendientes tanto en el sector público como en el privado que afectan la competitividad. Gustavo Oliverio, director de la Fundación, planteó la necesidad de contar con una reforma fiscal integral que elimine los impuestos distorsivos existentes como el impuesto a los débitos y créditos bancarios y revisar la alícuota del IVA y la generación de créditos fiscales indebidos. También la urgencia por contar con un plan estratégico de comercio exterior que incluya acelerar negociaciones regionales (Mercosur) e iniciar Tratados de Libre Comercio (TLC) con regiones y países donde la demanda y competitividad de los productos así lo requiera. Mientras chile tiene 22 tratados de libre comercio, la Argentina tiene sólo uno.

 

En cuanto a los deberes a cumplir por el sector privado se planteó como prioritario lograr una mayor transparencia y formalidad fiscal en todas las cadenas productivas, asegurar el respeto de la propiedad intelectual de todas las nuevas tecnologías y generalizar la utilización de Buenas Prácticas Agrícolas.

 

El crecimiento de la demanda

 

Por último, Juan Llach analizó que en la demanda mundial de alimentos, los países emergentes continúan con ritmos de crecimiento del PBI per cápita que son prácticamente del doble que el verificado en los países desarrollados, según los datos del FMI para 2014-2017.

 

El 100% del incremento de la demanda de cereales, oleaginosos, carnes y lácteos surgirá de los países emergente y dentro de ellos China será sólo el 24%, correspondiendo el 76% restante del aumento al resto de Asia, África y América Latina. Las carnes y os lácteos tendrán incrementos de demanda del 3/4 % anual dependiendo del producto, mientras que los cereales y oleaginosas crecerán a un ritmo más lento del 2 al 3% anual.

 

El aumento global de las importaciones de alimentos será de 150 millones de toneladas con un valor estimado de 90.000 millones de dólares.

 

Llach destacó la importancia de esas proyecciones para la Argentina y las posibilidades de que se abren para el incremento en las exportaciones de alimentos. Destacó que “el país estuvo muchos años aislado; insertarse en el mundo actual requerirá de un entrenamiento en distintas áreas que no hemos tenido en los últimos años y para ello debemos trabajar todos intensamente. Hay que demostrar que es posible el desarrollo agropecuario junto con el desarrollo industrial y que no son cuestiones antagónicas como generalmente se piensa”.

 

Nota publicada en La Nación Campo el Sábado 30 de abril de 2016

Av. Córdoba 659 - C.P. 1054 - Capital Federal | Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Telefax: (011) 4311 0245

facebook twitter