La verdad incómoda de un diagnóstico certero.

Novedades

Fundación Producir Conservando

13 de diciembre de 2023

La viva declaración de que “no hay plata” nos presenta un nuevo modo de encarar el futuro de forma honesta y realista.

Frente a una gran oportunidad, la cruda realidad de un diagnóstico sincero.

Cuando el diagnóstico es claro y no se oculta, elegir el camino para atacar el problema con las herramientas correctas es más fácil. Es clave la concientización social de la dura tarea por encarar.

Superados estos meses donde todo fue política y quizás no de la mejor que hemos visto, hoy podemos decir, como planteara R.Bisang y S.Felice en su trabajo ¨Aportes para un País diferente¨ la Agrobioindustria como motor del Desarrollo: Argentina tiene Futuro.

Tiene futuro y para hacerlo realidad debemos abandonar el modelo de los últimos 50 años donde los resultados están a la vista: País sin un rumbo; pérdida de la institucionalidad; no hay reglas macro, micro y de ninguna clase que sean estables en el tiempo; enorme, creciente e insostenible déficit fiscal que obliga a emitir dinero sin respaldo y genera ya una inflación inmanejable; intervenciones y regulaciones varias del Estado que limitan el crecimiento; más de un 40% de informalidad en la economía con todo lo que ello implica; baja o casi nula inversión privada que limita la generación de empleo formal; una grieta en la sociedad que demoraremos años en subsanar y finalmente quizás los mayores índices de pobreza e indigencia sostenidos en el tiempo que hemos tenido.

Mientras tanto, el resto del mundo ve crecer un PBI/Per cápita salvo las excepciones que todos conocemos.
Argentina tiene futuro y la agrobioindustria tiene mucho para aportar y lo mejor es que los resultados positivos pueden llegar en poco tiempo.

Nada es posible sin la definición explícita y comunicada por las nuevas autoridades del nuevo rumbo elegido que es ni más ni menos dejar de gastar lo que no tenemos y a ello se le deberá sumar un plan estratégico de corto, mediano y largo plazo creíble y sólido para alcanzarlo.

El diseño y puesta en marcha de la agrobioindustria por estos días requiere inicialmente:

a) diseño y clara explicación a toda la Sociedad, de una macro que comienza un camino de ajuste fiscal y monetario en busca de estabilidad y generación de confianza;

b) el desmantelamiento de todas las trabas y regulaciones de mercado puestos en marcha en los últimos años que sin duda no aportaron nada y generaron negocios para pocos y cajas de corrupción;

c) franca y visible apertura de la economía que genere incentivos al aumento de producción y de las exportaciones y recupere el Superávit Comercial que supimos tener no hace tantos años.

Luego de esta etapa inicial y quizás en forma simultánea habrá que dar señales claras en la desregulación de la economía, en la baja de la presión fiscal eliminando en forma gradual los impuestos distorsivos, dándole mayor relevancia a los impuestos progresivos, que no generan inequidad fiscal (ver informe ¨Una reforma impositiva para el desarrollo sostenible y la inclusión social primera y segunda parte¨ Juan Llach y colaboradores en www.producirconservando.org.ar informes-Macroeconomía); en la estratégica apertura de la economía y desarrollo de nuevos mercados de exportación que rápidamente generen ingresos adicionales al país, diseño de una infraestructura que hoy es obsoleta y limita seriamente el crecimiento y competitividad de nuestros productos.

La campaña está en marcha rumbo a 133 mill de Tn y poder aportar 33 mil millones de dólares de exportaciones solo en granos y subproductos a lo que hay que sumar carnes, lácteos y economías regionales.
Si la Argentina en 2023/2024 exporta según algunas proyecciones 80/82 mil millones de dólares, el complejo Agrobioindustrial representará seguramente entre 50 y 55 mil millones y las proyecciones de la Fundación presentadas en 2021 para 2030 hablan de incrementarlas a valores cercanos a los 75/80 mil millones solo tomando el complejo granario, los subproductos y todas las carnes.

El desafío está planteado; el diagnóstico ha sido claro; ahora ¡argentinos a las cosas!

Últimas novedades